EL CUADERNO DEL CEIP CAMPOSOTO

Este proyecto viene a desarrollar la idea de la creación de un blog digital que se convierta en el pequeño gran periódico del CEIP Camposoto.
El objetivo del diario es que todos los artículos sean leídos por el alumnado del centro, o bien los padres/madres del alumnado que aún no ha desarrollado la competencia lectora le lea estos artículos a estos alumnos/as, es necesario que el lenguaje a transmitir sea adecuado al alumnado que va dirigido, y de interés para ellos/llas.
Los temas a desarrollar se agruparán en torno a:noticias del cole: celebraciones, actividades en grupo (día de la paz, Navidad Constitución, denuncias, peticiones…;noticias de la clase: críticas de libros que hayan leído, información relacionada con los temas que está dando en clase, murales, crónica de una excursión…;me interesa: pueden escribir sobre temas que les interesa como deportes, televisión, un personaje famoso, una anécdota, una adivinanza, su equipo de fútbol, un chiste…
Otros miembros de la comunidad escolar también pueden escribir entradas a recoger en el periódico sobre noticias de interés para los alumnos/as, anunciar una efemérides, recoger datos sobre una biografía, una fecha especial (nacimiento
de Juan Ramón Jiménez, Thanksgiving day, llegada del hombre a la luna)….
Aportaciones a: 1100669.edu@juntadeandalucia.es

domingo, 26 de marzo de 2017

La pública alza la voz

Artículo de Arturo Rivera en Diario de Cádiz (26/03/2017) sobre la problemática del descenso de la natalidad y la pérdida de unidades en la que interviene el Director de nuestro Centro, Alfonso Fernández, junto a José Manuel Sixto, director del Servando Camúñes y Maribel Márquez directora del CEIP La Ardila.


Los colegios públicos luchan por hacer visible su oferta y reclaman que el descenso de la natalidad se reparta equitativamente con los concertados

A falta de unos días para que se cierre la primera fase de la campaña de escolarización más complicada de las últimas décadas -la de la solicitud de plazas por parte de los padres de cara al próximo curso- tres profesionales de reconocida trayectoria en la enseñanza pública reflexionan sobre la sangrante situación que el descenso de la natalidad registrado a consecuencia de la crisis económica produce año tras año en las aulas. María Isabel Márquez Carmona, Alfonso Fernández Candón y José Manuel Sixto, directores de los colegios de La Ardila, Camposoto y Servando Camúñez, avisan. De nuevo, habrá recortes en la pública para el próximo curso. Será inevitable.
El descenso de la natalidad se ha vuelto a acentuar así que la tendencia a la baja se mantiene. El número de nacimientos que se viene registrado en La Isla continúa en caída libre y la Junta ha optado por ahorrarse un conflicto y blindar las plazas de los colegios concertados. No se ha suprimido ni una de la oferta educativa que se ha lanzado para el próximo curso. Los colegios públicos, sin embargo, acumulan ya cinco años consecutivos restando líneas y unidades. No es una ecuación equilibrada, sostienen. La población escolar baja -lo que se achaca en exclusiva a los devastadores efectos de la crisis- pero ese descenso no se reparte de manera equitativa. Hasta ahora solo los públicos pierden plazas mientras se refuerza la ensenanza concertada, lamentan. Los tres directores advierten además del daño que esta situación está causando a los colegios públicos, que han alzado la voz y luchan por visualizar lo mucho y bueno que tiene que ofrecer para vencer esos clichés sociales tan arraigados, esos que se repiten generación tras generación y que llevan a que los concertados acaparen la demanda educativa.
En el colegio de La Ardila -por ejemplo- siempre ha pesado el estigma social que desde tiempos históricos arrastra la barriada y que nada tiene que ver con la realidad de hoy, una situación que empaña la oferta educativa de uno de los colegios públicos más punteros y con más recursos y programas en activo que existen en La Isla. Su directora recuerda el rechazo de los padres de Camposoto cuando hace unos años el exceso de demanda en la zona obligaba a derivar al alumnado a este colegio, situado tan solo a un kilómetro. "Hubo muchas reticencias. La gente iba con miedo porque es una barriada estigmatizada y eso pesa mucho. Pero después -y eso es algo que siempre cuento y llevo con orgullo- no solo se quedaron, sino que nos trajeron también y nos siguen trayendo a sus hermanos", explica. Solo hacía falta que conocieran el centro para vencer esa desconfianza.
Por eso creen que una de las soluciones para superar los problemas de hoy pasa por visualizar esa oferta que brindan los colegios públicos y trasladarla a la población. Porque -insisten- todavía no se conoce. Y pesan mucho los clichés sociales. "La pública, salvo excepciones, es en general más innovadora que la concertada en proyectos educativos", defiende José Manuel Sixto. "Está muy viva", señala también Márquez. Es -afirma- una garantía de equidad, igualdad y calidad que además pone a disposición de padres y alumnos una importante red de recursos educativos. Ahí está por ejemplo -señalan- el trabajo que se hace con el alumnado con necesidades educativas especiales o los comedores "con una importante bonificación". "Este año, además, entra en vigor una nueva norma que garantiza el acceso de los niños al comerdor en el caso de que ambos padres estén trabajando para facilitar la conciliación", explica Sixto. De ahí que consideren erróneo que en el debate entre la pública y la concertada se reduzca a términos económicos o a cuestiones como los mejores resultados académicos. "Los resultados hay que mirarlos siempre en función del nivel socioeconómico del alumnado", matiza. "Hay una amplio convencimiento en la sociedad de que debe existir una sanidad pública y de calidad pero no ocurre lo mismo con la educación", matiza.
El hecho de no equilibrar las plazas entre la pública y la concertada ante el descenso de la natalidad "crea flujos que solo favorecen a los concertados porque así se está lanzando a la sociedad el mensaje de que son mejores que los públicos", señala, por otro lado, la directora de La Ardila. "Hay que dejar claro que este descenso de la natalidad nos afecta a todos, a la pública y a la concertada. Y la solución no es enfrentar a la una con la otra", expone, por su parte, el responsable del CEIP Camposoto. "La solución -apunta- pasa por repartir". Es la demanda que se hace desde los colegios públicos al ver cómo sus aulas se están vaciando. "Queremos que siga existiendo una enseñanza pública. Y con este reparto, el número de plazas va descendiendo mientras permanece el de la concertada", incide Márquez. "La oferta escolar no se puede hacer en función de la demanda. Esto no es una cuestión de mercado", apunta Sixto. Si se hace así -reitera- se mantienen vivos esos clichés y estereotipos sociales que benefician a los colegios concertados.
Una de las opciones que ponen sobre la mesa es aplicar un descenso de la ratio en todos los colegios que redistribuya al alumnado de manera equitativa. Eso evita que los centros cubran todas las plazas mientras que en otros colegios públicos se suprimen unidades o se quedan aulas medio vacías. Hay algunos, ubicados en determinadas barriadas, que viven dramáticamente la campaña de escolarización y que se enfrentan a un incierto futuro, como los CEIP Manuel de Falla, Las Cortes o Los Esteros. Necesariamente, hablan también de empleo, porque la situación implica también la desaparición de plazas en la pública. De ahí que insisten en la necesidad de equilibrar la balanza con los concertados.
Arturo Rivera - Diario de Cádiz


No hay comentarios:

Publicar un comentario